Ralph Ramos, Las Cruces Public Schools  

 Early voting started Oct. 5 and on the ballot are two questions you should pay attention to: an option to authorize $50 million in general obligation bonds for various building project in Las Cruces Public Schools, and the renewal of a two-mill levy for capital improvements.  

There is a lot at stake for our public schools. Over the last year and a half, we have focused primarily on efforts to mitigate the impacts of COVID-19 in our buildings and keep kids in school. In the background, we still have the responsibility to maintain over 40 buildings that belong to LCPS. It’s a job we cannot do without these two funding sources.  

You have probably heard a lot about other funding that has been made available to your public schools. They come to us as federal dollars in the American Rescue Plan, and Higher Education Emergency Relief. These monies are specific to offset the impacts to our district related to the coronavirus, and while they are a vital safety net for things like addressing learning loss, improving air filtration systems and personal protective equipment, they cannot be used for long-term protection of the investment you have already made in your public schools.  

The district has identified capital outlay needs in excess of $450 million in our current Facilities Master Plan. It’s a blueprint for where the district needs to go to in the coming years to accommodate enriched learning opportunities, expansion and upgrading of aging buildings and other construction projects that create ideal educational environments for our students. Currently on the ballot, we are asking for $50 million that will accomplish our top-most priorities for LCPS students and staff: ADA compliance upgrades across the district, replacement of the track at the Field of Dreams that is over 20 years old, construction of a better school bus loop and drop-off zone at Zia Middle School (have you been on University when school is starting or letting out? It’s a challenge), roof replacements for several elementary schools, and essential kitchen remodels for Highland Elementary and Lynn Middle School.  

Another priority project in the district is enriched learning opportunities for our students. A large percentage of our high school students have asked for hands-on, career-based classes, and we are delivering, but we have an opportunity to build something better so our students can do better things. Not all high school graduates will attend college, and it is our responsibility to provide exploration opportunities before they leave high school and venture into the world. General obligation bonds can provide that funding source to create spaces for those learning opportunities.  

There is a myth that bond money pays for salaries. It does not. Operational funding at LCPS pays for things like salaries, utilities, insurance and textbooks. Bond funding and the mill levy allow us to keep up with growth and preserve taxpayers’ previous investments by repairing and maintaining schools – without raising taxes. As good stewards of the public trust, we have completed several projects from the prior bond issue in 2018. We are in the process of completing an HVAC overhaul at Lynn Middle School, installed security vestibules at eight elementary schools, installed security fencing at three of our campuses to mitigate outside threats to our students, and installed shade structures at seven of our schools. Several other projects, like remodels and added multi-purpose rooms at FairacresHillrise and Desert Hills elementary schools, are finally on track after a year of COVID-related delays. It’s exciting to see those plans finally come to fruition, thanks to the support of voters.  

Early voting runs through Oct. 30. For more information, please visit www.studentsfirst.vote 

Ralph Ramos is the superintendent at Las Cruces Public Schools 

LCPS: ¿Qué es lo que está en juego cuando vota?

Ralph Ramos, Escuelas Públicas de Las Cruces 

La votación temprana inició el 5 de octubre en la boleta electoral hay dos preguntas a las que debe prestar atención: la opción de autorizar $50 millones en bonos de obligación general para varios proyectos de construcción en las Escuelas Públicas de Las Cruces, y la renovación de un impuesto de dos al millar para mejoras de infraestructura.

Hay mucho en juego para nuestras escuelas públicas. Durante el último año y medio, nos hemos centrado principalmente en los esfuerzos para mitigar los impactos del COVID-19 en nuestros edificios y mantener a los niños en la escuela. En el fondo, todavía tenemos la responsabilidad de mantener más de 40 edificios que pertenecen a LCPS. Es un trabajo que no podemos hacer sin estas dos fuentes de financiamiento.

Probablemente haya escuchado mucho sobre otros fondos que se han puesto a disposición de las escuelas públicas. Los recibimos como fondos federales en el Plan de Rescate Estadounidense y el Rescate de Emergencia a la Educación Superior. Estos fondos son específicos para compensar los impactos en nuestro distrito relacionados con el coronavirus, y si bien son un sistema de seguridad para cosas como abordar la pérdida de aprendizaje, mejorar los sistemas de filtración de aire y el equipo de protección personal, no se pueden utilizar para la protección a largo plazo de la inversión que ya se ha realizado en las escuelas públicas.

El distrito ha identificado necesidades de desembolso de capital superiores a $450 millones en nuestro actual Plan Maestro de las Instalaciones. Es un proyecto de hacia donde debe ir el distrito en los próximos años para incorporar oportunidades de aprendizaje enriquecidas, expansión y modernización de edificios envejecidos y otros proyectos de construcción que crean entornos educativos ideales para nuestros estudiantes. Actualmente en la boleta electoral, estamos pidiendo $50 millones que lograrán realizar nuestras prioridades principales para los estudiantes y el personal de LCPS: mejoras con el cumplimiento de ADA en todo el distrito, reemplazo de la pista de The Field of Dreams que tiene mas de 20 años de antigüedad, construcción de un mejor circuito de autobuses escolares y zona de ascenso y descenso en Zia Middle School (¿Ha pasado por la avenida University cuando los estudiantes están entrando o saliendo? Es un reto), reemplazo de techos para varias escuelas primarias, y remodelaciones esenciales de cocinas en Highland Elementary y Lynn Middle School.

Otro Proyecto prioritario del distrito son las oportunidades de aprendizaje enriquecidas para nuestros estudiantes. Un gran porcentaje de nuestros estudiantes de preparatoria han pedido clases prácticas con base en las carreras, y estamos cumpliendo, pero tenemos la oportunidad de edificar algo superior para que nuestros estudiantes puedan hacer cosas mejores. No todos los egresados de la escuela preparatoria asistirán a la universidad, y es nuestra responsabilidad proporcionarles oportunidades de exploración antes de que salgan y se aventuren en el mundo. Los bonos de obligación general pueden proporcionar esa fuente de financiamiento para crear espacios para esas oportunidades de aprendizaje.

Existe el mito acerca de que el dinero de los bonos paga salarios. No es así. Los fondos operativos de LCPS pagan por cosas como salarios, servicios públicos, seguros y libros de texto. Los fondos de los bonos y el impuesto de dos al millar nos permiten mantenernos al día con el crecimiento y preservar las inversiones anteriores de los contribuyentes mediante la reparación y el mantenimiento de las escuelas, sin aumentar los impuestos. Como buenos administradores de la confianza pública, hemos realizado varios proyectos de la emisión anterior de bonos en 2018. Estamos en el proceso de terminar un reacondicionamiento de los sistemas calefacción, refrigeración y ventilación en Lynn Middle School, instalamos vestíbulos de seguridad en ocho escuelas primarias, instalamos cercas de seguridad en tres de nuestros campus para mitigar las amenazas externas a nuestros estudiantes e instalamos estructuras que proporcionan sombra en siete de nuestras escuelas. Varios otros proyectos, como remodelaciones y salas de usos múltiples adicionales en las escuelas primarias Fairacres, Hillrise y Desert Hills, finalmente están según lo programado después de un año de retrasos relacionados con COVID. Es emocionante ver que esos planes finalmente se materializaron, gracias al apoyo de los votantes.

La votación anticipada será el 30 de octubre. Para obtener más información, visite www.studentsfirst.vote.

Ralph Ramos es el superintendente de las Escuelas Públicas de Las Cruces.